Instituto de Bioética

Jérôme Lejeune

1 comentarios:

Gabriel dijo...

Me parece muy atinado el artículo, sobre todo para tenerlo muy presente en estos momentos difíciles en que acechan sobre el Congreso Nacional y sobre la opinión pública en general proyectos pro abortistas, que no hacen sino desconocer y negar el más importante, fundamental y natural de los derechos humanos: el derecho a la vida misma.
Que paradoja no? Quienes con mayor ahínco y esfuerzos se erigen como defensores a ultranzas de los derechos humanos, llegando incluso a la violencia física y psíquica, son hoy quienes patrocinan estos proyectos abortistas, autodefiniéndose como progresistas, defensores del derecho de la mujer....